Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 8 de julio de 2010

Exempla

Quizá no sea un exempla, pero espero guste.


He aquí la historia de un hombre que fue en contra de los designios de Dios y logro entrar al cielo, un hombre, rico, asesino, y más importante aun, inmortal.
Había pasado muchas vidas, quizá demasiadas vagando por el mundo, cuando en pleno siglo XXI decidió que quería descansar e ir al paraíso.

"Heme aquí Dios, me entrego a tus brazos, sólo pido seas tu quien venga por mi alma, si así lo haces no rehusare a la muerte". Dijo el hombre y tomo un banco cercano y se sentó en el a esperar, había pasado poco tiempo cuando aparecieron dos bolas de humo blancas y después de que se materializaran del todo frente a el se hallaban dos personas, una era una mujer hermosa, a decir verdad, el amor de la vida de este hombre, el otro era Charles Manson, el asesino serial.

"He venido como me lo pediste" escucho el hombre en su cabeza, pero ninguna de las dos personas movió los labios. "Yo he venido también" dijo otra voz, supuso el hombre era Lucifer.
"Hemos venido porque me lo pediste, pero no puedo conceder tu petición, has ido en contra de lo que he dicho y no puedo dejarte entrar al paraíso".

"Sabía que algo así pasaría, pero tengo que decir algo antes, si, fui en contra de tu designo, pero a cambio he ayudado a que personas buenas lleguen a tus brazos he abierto ojos a aquellos que estaban perdidos y aquellos que verdaderamente han ido en contra tuya han sido castigados como se merecen, he acumulado riquezas a lo largo de cada vida mía, pero he entregado todos y cada uno de mis tesoros a las personas que más lo necesitaban. ¿No es eso lo que nos decías, ayudar al prójimo? Lo he hecho y a lo largo de los años he logrado obtener sabiduría suficiente como para saber que el mundo ya no me necesita".

Dios delibero unos momentos y pasados unos minutos dijo. "De acuerdo, si es verdad lo de tu sabiduría, entonces, ¿quien de las dos personas aquí soy yo?". Y entonces hablo Lucifer "Te daremos dos días en los cuales tendrás que averiguar quien es Dios, podrás hacernos una y sólo una pregunta con la que quizá averigües quien es quien, si descubres al correcto iras al paraíso con Dios, pero si te equivocas vendrás al infierno conmigo".

Y así hambas divinidades callaron, el hombre se acomodo en su asiento y durante dos días no durmió ni comió, no se movió de su lugar a su ves sus acompañantes hicieron lo mismo, quedando se como estatuas. Al final del segundo día el hombre se puso de pie y comenzó a hablar:

"He llegado a la decisión de no saber como saber quien es quien, lo he pensado y no tengo respuesta por lo que haré mi pregunta, daré mi decisión y mi pregunta a la ves. Puesto que no he alcanzado sabiduría suficiente como para averiguar quien es Dios, he decidido que no responderé, ahora mi pregunta ¿puedo seguir siendo inmortal hasta que este seguro de quien es quien, es decir, seguir con m vida "normal" hasta ahora?"

Pasaron unos momentos en silencio y Dios dijo "No podemos darte tal derecho, las reglas quedaron claras, así que dime ¿quien soy?"

"En ese caso es fácil, Dios se ha presentado en la forma de Charles Manson" dijo el hombre. "¿Y como has llegado a tal conclusión?" pregunto Lucifer.

"Es sencillo, tu te has presentado en la forma de mi único amor para hacerme creer que res Dios y que eso es lo que me espera en el paraíso, Dios en cambio me ha presentado a uno de los asesinos seriales más grandes de la historia para mostrarme lo que me espera en el infierno, además de que Dios me quiere en el infierno por lo que se presento como lo harías tu, un demonio, lo que Dios no contemplo es que a ti no te importa si me voy al infierno o al cielo pues te he facilitado almas y Dios me quiere en el infierno por haber ido en contra de su voluntad ¿me equivoco?" respondió el hombre esperando respuesta.

"No, tu conclusión ha sido correcta, pero ¿entonces porque has pedido seguir siendo inmortal?" pregunto Dios el hombre medito unos momentos y dijo "porque sólo así sabría si mi conclusión era correcta, si tu me negabas más mi inmortalidad entonces eras quien yo creía, si decías que podía continuar siendo inmortal hubiera sido al revés, así que estoy listo para ir contigo mi Dios".


Y el resto es historia, el hombre llego al paraíso y se reunió con todos sus seres queridos y demostró a Dios ser su fiel sirviente aun yendo en contra de sus designios.



DEDICATORIAS.
A Jean Gerard quien pidió este exempla, que espero guste.


Lo se, lo se, no es un exempla, pero creo que esta bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario